Experiencia Quirón ¿salud?

Experiencia Quirón ¿salud?

Mi noche de ayer en la UCI fue intensa. En lugar de 9 hs desde que menguaron la intensidad de las luces, parece que pasó el triple, se hizo largo…

Y es que se está tan bien cuando se está bien…

Me duelen lugares del cuerpo que ni conozco, y los cortes, pinchazos y posturas también. Pero lo que más duele es la falta de dignidad, control, orgullo… eso es difícil de gestionar. Aunque muestro buena cara, porque para mi una de las cosas más importantes de mi vida es transmitir belleza, contagiar los demás de cosas bellas, convertirles los momentos en sonrisas… Pero no poder ir al baño cuando lo necesitas, no poder asearte, so poder ser coqueta como soy, no poder siquiera levantarme de esta cama, no poder hablar largo y tendido con las personas de allí, no poder saborear algo rico, no poder mirarme a un espejo, no poder hablar con voz por teléfono, no poder leer ni entretenerme más allá del mov sin voz llevar el cuerpo medio desnudo, expuesto, pero no en versión sensual precisamente, cables colgando de las extremidades, pedazos de algodón que camuflan pinchazos, restos de … en fin… parecen banalidades, y seguramente lo son, pero son complicadas de gestionar….

La falta de sensibilidad en algunos tratos (gracias a Dios no todos, hay también almas muy vocacionales y humanas, bonitas, como mi precioso Lucas, Raúl, Clara, o Silvia, Oscar, o Jessica y tantos otros), se nota en el ruido, como si los pacientes no estuviéramos allí. Supongo que se protegen, supongo que su trabajo es tan duro, y no pueden empatizar con el dolor. Supongo que cuando más objetivos son, menos sufrimiento, pero vaya, a veces eso a nosotros, en este lado, nos cuesta… Hoy no he podido dormir apenas una hora seguida, de los ruidos, conversaciones, gritos, risas que acontecían en el pasillo tras mi puerta corredera … a parte de la incomodidad obvia y dolores… de las interrupciones bruscas para alguna prueba o medida (que comprendo necesarias, pero quizá no comprendo bruscas)…

No obstante, también cabe contar que de repente, en medio de todo, aparece una duendecilla como Jessica que le da una vuelta de tuerca a estas sensaciones, y con su corazón y cortesía, mimo y vocación, su trato cariñoso, te hace sentir tan tan bien que de repente te duele todo menos. Gracias preciosa hada por tu trato amable y bondadoso.

O aparece Lucas, mágico y precioso, empático como que más, un médico de corazón, que además me soluciona un verdadero problema implicándose personalmente, este problema si lo cuento resumido aquí, pero traerá cola, pues no lo dejaré estar puesto que me parece muy grave.

Lucas viene ayer a mediodía a mi unidad 1 a la Uci, entiendo que él es el médico encargado de la unidad o el responsable de la misma, y me cuenta que no hay camas disponibles en el hospital y que o me quedaré en Uci hasta que mi cirujano considere, o me darán el alta y a casa. Él no es partidario de eso puesto que no estoy bien y me están reduciendo medicación para ver el dolor real y analizar progreso y consecuencias etc. Cabe denotar también que mis cirujanos no han venido en ningún momento a verme. Él piensa que puede ser peligroso mandarme a casa y no a planta, y empieza a mover todos los hilos que puede.

Me parece absolutamente denunciable señores de Quirón, y así lo haré, debo contar esta historia oficialmente.

No pueden negarme cama, no pueden siquiera plantearse mandarme a casa cuando ni mi médico me ha visitado aún. No pueden poner en peligro mi vida y salud por su economía y/o mala gestión. Mi seguro debe saber que no lo acepto y quedar denunciado para que esté al tanto, lo siento, pero me parece un asunto muy muy grave.

Gracias Lucas porque no sé cómo consiguió una cama en una hab de la 4ª planta pero, sin ánimo de sonar arrogante o sin ánimo de sonar nada, a Lucas me lo gané yo con mi cariño, igual que suelo hacer, y conseguí que fuera subjetivo conmigo como casi nunca suelen hacer. Ese mérito es nuestro, no del sistema, burocracia o gestión del gran Grupo Quirón.

Esta clínica ha sido la clínica de todas las generaciones de mi familia, nacimientos, problemas y muertes. Mi abuela se fue aquí mientras entre morfina organizaba con nosotros uno de sus eventos en sus delirios. Aquí, desde Mare Nostrum, desde la calle General Riera, hemos vivido tanto… las monjitas le pedían allí a mi tía qué postre quería con su cena mientras sufría uno de los hechos más traumáticos de su existencia…

Ahora ya no es, invierte en tecnología pero deja a las personas de lado, invierte en instalaciones pero no nos dan habitación cuando la precisamos, invierte en médicos de prestigio y renombre pero no nos reciben con agilidad porque ese prestigio precisamente los tiene saturados…

Ya no somos personas, somos dinero. Es muy triste señores, y muy tangible. Lo estoy viviendo.

No creo que fuera la idea que, en 1944, el Dr. Ramón Rotger Moner y su esposa Dª Catalina Salas tuvieran al fundar la Clínica Rotger original. Pero si Fernando Rotger y Rosa María Regí siguen siendo la directiva, a pesar de haber vendido junto a Clinica Planas a los alemanes de Helios, si de veras se han quedado al frente, deberían estar al tanto de estas situaciones y seguir humanizando, si es que es eso posible ya… ¿o solamente se han quedado al frente por ego y dinero? Yo creo que no, yo creo que defendieron continuar una gestión que siempre tuvo fama de intachable y pulcra, de calidad, y de humanidad… al menos eso siempre admiré de ellos, incluso cuando quedaron tras la venta…

Quizá encuentre la manera de hablar con alguien que reciba mi historia, y no sea una locución mecanizada al otro lado… veremos…

Comparar UCIs y experiencias

Comparar UCIs y experiencias

Sentada aquí, en una fría esquina de una helada habitación de la UCI, y tratando de hacerme a la idea de donde estoy, lo que he vivido de nuevo, y lo que viviré cuando salga de este letargo camuflado por las drogas y las redes sociales que me tiene en una pequeña falsa euforia. Creo que esta vez ha sido mucho mejor y más leve, pero no tanto, veremos mañana en el despertar…

Eso si, una característica muy muy significativa para mi entre esta vez y la anterior aquí en uci es que en la otra mucha gente sufría, y se escuchaban gritos, llantos, sollozos y lamentos. Eso magnificó mucho mi sufrimiento, por empatía, por los demás casi más que por mi misma. Esta vez no es así. El ambiente de momento en la UCI es relajado y ameno, tanto en pacientes como en equipo, y eso marca una enorme diferencia. Se contagia el buen ambiente y las risas, y todos nos sentimos mejor.

Yo estoy mejor, me duele y me siento apaleada totalmente, sigue mi lado derecho del cuerpo resentido y pinzado, las cervicales resentidas y quejándose , y ahora se añade el dolor del corte en la garganta donde me han intervenido. Además, los pinchazos de pruebas de vías, extracciones de sangre, etc. y la vía existente de donde me gotea este estado de ánimo y falsa euforia.

Llevo también medias médicas muy densas y apretadas para evitar trombos, y también son molestas, y dan calor. Estoy incómoda.

Pero en general, todo está fluyendo bien, sigue su curso y soy una paciente ejemplar. Como he publicado a modo de broma en redes:

He conseguido del mercado negro de cosas bonitas de UCI con mis encantos lo siguiente: dos galletas maria (sin azúcar) + me han dejado ir al baño (no cuña) + me han dejado sentarme un rato + un yogurt desnatado + dos de las enfermeras me han contado confidencias sentadas en mi cama y me ha visitado el celador que me ha llevado a quirófano … ¡Soy una crack!

Nos dejan tener el mov, porque el Dr. dice que eso nos ayuda a sentirnos cobijados y recuperarnos mejor. Y tiene razón, me siento mejor con vosotros, con acceso a poder contaros mis aventuras, compartir, y recibir vuestro cariño y apoyo. La verdad es que me siento muy halagada y honrada, abrumada, es precioso recibiros y sentiros conmigo. ¡GRACIAS! No sé si merezco tanto amor, pero es tan bonito….

Desconozco si alguien me lee aquí también, la estadística dice que bastante gente lo hace, pero no se manifiesta nadie. No es que importe, en realidad este es mi diario, mi desahogo, mi saco se boxeo y mi reflexión, y eso es lo más importante.

Pasaré noche en UCI y mañana me moverán a planta. Espero que allí me sienta también bien, pues obviamente la medicación y cuidados menguan y se despiertan los fantasmas aletargados aquí gota a gota, sueño a sueño….

Mañana os cuento….

Efectos no se si secundarios

Efectos no se si secundarios

Llevo casi 20 días tomando opiáceos, morfina, corticoides… cuando se aconseja un máximo de 5 a 10 días.

¿Dolor vs efectos secundarios?

Pues depende… ayer dejé de tomarlos, porque hace dos días me duelen y sangran las encías; porque tengo hambre voraz y estoy inflada; porque mi pelo, uñas y ojos ya no brillan; porque me siento muy abatida; porque me mengua la energía que necesito para ser positiva; porque hoy me operan, y espero no necesitarlos más.

Pasar esta historia no es pequeño, y aunque sea mi segunda vez, una no está preparada para todo lo que conlleva, se prepara minuto a minuto, día a día, para combatir efectos como estos:

Morfinoides: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, confusión, pérdida de energía, somnolencia, fatiga, inquietud, irritabilidad, debilidad muscular, espasmos o calambres. hambre, dolor de cabeza, sudoración, temblor de una parte de su cuerpo que no puede controlar, irritabilidad o dificultad para concentrarse. pérdida del conocimiento

Corticoides: incremento del riesgo de osteoporosis, inhibición del crecimiento, debilidad muscular, aumento de peso, aumento del riesgo de infección, diabetes melitus, catarátas y lentitud en el proceso de cicatritzación de las heridas. También alteraciones del humor y del sueño como irritabilidad, ansiedad, euforia, dificultad para dormir o insomnio y, en ciertas ocasiones, también puede ocurrir depresión, pérdida de memoria o disminución de la concentración. Físicamente adelgazamiento de la piel, pérdida de color en la piel y dolor intenso, aparición de estrías rojizas, atrofia de la piel y/o de telangiectasias (capilares).

Pero también hay efectos secundarios positivos, que es en los que quiero e intento enfocar, y que engloban y desembocan en un pensamiento de gratitud y esperanza: estoy viva y la vida merece la pena y es maravillosa, a pesar de todo, y la lucharé en sus efectos primarios: amor, belleza, valores, paz, bienestar, ilusión, sueños…

¡A por todas!

Estimados señores de la clínica:

Estimados señores de la clínica:

Estimada clínica Rotger y equipo,

Me dirijo a vosotros para tratar de transmitir, desde el agradecimiento y la humildad, también mis miedos con el fin de ser constructiva y quizá poder hacer reflexionar a alguien.

Ponerse una en la piel de paciente no es fácil, de hecho, es una de las cosas más complicadas de la existencia, a mi modo de ver. No solamente pierdes el control absoluto sobre tu vida y tu persona, sino que en ocasiones como la mía actualmente, además lo haces con dolor, por segunda vez, sabiendo lo que viene (eso es un arma de doble filo, en efecto, pero el filo malo es muy malo…).

Haber potenciado y convertido la clínica en puro negocio Quirón no ayuda, yo sigo recordando nuestra Rotger con sus monjitas cariñosas, con si humanidad, cuando llevaban leche con galletas y abrazos, bromas y caricias a mi abuelo y mucha esperanza. Pero no solamente eran las siervas de Dios, que podrían estar justificadas, sino en general. Era como estar en una casa, personal y cálida, que sosegaba el proceso, fuera cual fuera. Ingresar en hospital no suele deberse a algo leve que uno pueda gestionar en la paz de su hogar, siempre es algo más complicado en lo que dependes de terceros y debes ponerte en sus manos.

Ahora el trato es frío, impersonal, pragmático y económico. Y en este lado de la película, eso es terrible y complica mucho nuestra lucha por resaltar una actitud positiva que nos ayude en tremendo proceso.

Señores Rotger, es cierto que su hospital tiene las mejores tecnologías, los mejores especialistas, instalaciones óptimas, mucho equipo humano, buena localización, incluso vistas… Es verdad que ponerse en sus manos es prestigio, es profesionalidad, es resolución, es tranquilidad… Pero necesitamos su humanidad.

Cuando una persona está enferma, dolorida, preocupada, asustada, y tremendamente cansada no puede desplazarse como he hecho yo 7 veces para pruebas y burocracias que podrían resolverse ingresándome unos días antes de mi intervención y realizándolas mientras palian mi dolor, pero claro, yo no sería rentable.

Cuando una persona está angustiada y se rompe en pedacitos con el diagnóstico fatal, como en mi caso, de tener que paralizar su vida y arriesgarla por segunda vez, un gesto, un abrazo, un consuelo cariñoso, un aliento de ánimo no estaría de más, pero claro, enviar un detalle consolador personalizado o humanizar el encuentro es inviable, no sería rentable ni económicamente, ni supongo que objetivamente.

Cuando una persona está en la incertidumbre sobre su propia vida, sobre los procesos, sobre lo que ocurrirá y cómo ocurrirá, sobre el dolor, sobre riesgos y ventajas, sobre incluso sistemas y herramientas que se usarán y su agresividad en el cuerpo y mente, sobre los efectos secundarios… una reunión o carta informativa de aliento y explicación cara a cara cambiaría la percepción de seguridad y confianza, la actitud, pero no sería rentable.

Señores salvadores, yo confío en que me salvarán de nuevo, si, pero podrían salvar también mi presente para mejorar mi futuro, el mío y el de todos los pacientes, porque eso marcaría tremenda diferencia, y les aseguro que, a la larga, les sería mucho más rentable.

Me llamo Marta Bonet, tengo 46 años y muchos sueños, muchos objetivos, muchas ganas de vivir. Soy Marta y tengo mucho sentido del humor, me gustan las personas, soy cálida y comunicativa, soy amor, y así mismo quisiera ser tratada, y sentirme humanamente rentable.

Gracias, atentamente,

Una paciente más.

Miedo

Miedo

Todos sabemos que el miedo es un mal aliado, porque paraliza, porque boicotea sueños, porque genera dudas, porque mata mariposas… pero a veces es también necesario, porque activa la prudencia, la razón, la planificación, la sensatez…

Yo no sé si es bueno o no ahora, pero lo siento, no puedo evitarlo. A pesar de luchar por ser positiva, de reflexionar en positivo, no puedo evitar sentir la punzada del miedo también, supongo que es natural.

En esta segunda ocasión el dolor previo ha sido mayor, de hecho, llevo desde el día 4 con morfinas y corticoides, lo cual es ya demasiado tiempo. Por eso, anteayer decidí dejarlos, y hoy he tenido que volver a consumirlo con el primer café porque no resisto este dolor. No he dormido, ahora mismo son las 5 de la madrugada y llevo de nuevo ya dos horas en pie, como casi cada día desde que comenzó esto en Semana Santa. Quizá la falta de sueño y el dolor agudo influyen en mi ánimo y mis miedos, y que esta vez me esté costando un poquito más ser positiva como normalmente soy, y no, no quiero, quiero afrontar esto con buena actitud de nuevo y quiero transmitirlo, pues eso, además, puede ayudar a otras personas. Estar oscura no, no ayuda a nadie, empezando por mi misma. No obstante, estoy irascible.

Por eso, lucho por combatir mis terrores con mis pequeñas rutinas, con mi escritura, y con mis redes sociales que me ayudan a recibir energía tan bonita que me empuja, gracias a todos vosotros. Desde un mensaje de aliento cariñoso, hasta los regalos bonitos y sorpresas físicas que me hacéis llegar algunos de vosotros, me siento acompañada, me siento parte de una comunidad que, a pesar de que el momento social actual es complicado y de tendencia escaso en valores y principios en general, si que es cierto que el ser humano en situaciones de crisis y viendo el malestar de otro ser humano sacamos humanidad y empatía, y nos solidarizamos. Por lo tanto, compartimos miedos y eso, es más llevadero. GRACIAS

Son las 5 de la mañana y se me atragantan las palabras, se me hacen nudo, las intento vomitar como siempre pero se me resisten, cada día estoy más cansada.

Tengo miedo si, pero no dejaré que pueda conmigo, porque en realidad yo siempre me he crecido ante las adversidades, siempre he sido fuerte, una superviviente y una guerrera y no de pose, sino de las que batallan. Mi vida siempre ha sido batalla, nunca tranquila, cada vez que superaba un combate aparecía el siguiente. Con mis 46 años ahora tengo muchas cicatrices, pero también muchas vivencias y experiencias para manejar las trifulcas de la vida, estoy más cansada, más mayor, pero sigo siendo una buena guerrera y esta vez, también lo volveré a ser, y trataré de hacerlo con una sonrisa. Hay que sonreirle a la vida, porque sabe lo que hace. Porque las pruebas y retos que te pone tienen un por qué, y siempre te enseñan cosas y te curten, y te hacen mejor persona.

El camino de la batalla es duro, por supuesto, te lastima, te deja marcas, pierdes a gente por el camino, te deja traumas en las emociones…, pero también te muestra cómo sanar las heridas, te fortalece, te enseña humildad, deja en tu vida a la gente que sí debe estar, y hace que tus emociones sean más puras y bellas y las asienta. Te hace reflexionar, te produce fe, te hace luchar por el futuro, los sueños, los objetivos, las ganas…

Todo irá bien. ¿Me ayudáis a combatir el miedo?

  • Así que no temas, porque yo estoy contigo;
    no te angusties, porque yo soy tu Dios.
    Te fortaleceré y te ayudaré;
    te sostendré con mi diestra victoriosa. Isaías 41:10

Desde mi jardín ahora mismo:

El primer café de la mañana

El primer café de la mañana

Son las 4:47 de la mañana, y ya llevo un rato en pie. No aguanto la cama, aunque tengo mucho sueño. No aguanto este dolor constante y metálico, que me pinza todo el lado derecho del cuerpo, por lo que me levanto con el lado izquierdo literal, y figurado.

Me preparo despacito el primer café de la mañana en cafetera italiana, porque se me ha estropeado mi preciosa y valiosa cafetera Ascaso de brazo, con la que muelo el café y lo prepara expreso, cremoso, potente, con cafés de especialidad, con un ritual que me hace empezar los días a mi manera favorita. El café es importante para mí, mucho. Y es curioso como en estos momento, simplemente apretar la cafetera italiana me supone un proceso doloroso, pero más doloroso sería para mí no tomar mis cafés, ni realizar mi ritual de «buenos días». Ojalá pronto pueda repararla, o conseguir otra buena máquina, para mí es muy importante.

El café hoy lo tomo en mi rincón del jardín, con banda sonora del despertar de los pajaritos, y de este sábado de reflexión pre-operación. Es un fin de semana de introspección, pues el lunes me enfrento al quirófano, y todo puede ocurrir, y tampoco sé cómo será esta vez el proceso luego. No obstante, no voy a dejar que me pueda el miedo, para nada, aunque debo reconocer que esta vez quizá estoy más cansada, más mayor, más pesada, más frustrada, no sé, pero me está costando un poquito más sacar todo mi optimismo, y esa es precisamente mi reflexión de este fin de semana, la que quiero hacer, puesto que no me está gustando por donde voy en mi estado de ánimo y deseo corregirlo. Quiero ser yo y ser positiva, no esto. Si, a veces es necesario permitirnos flaquear, es humano, es natural, pero ya está, ahora quiero encauzar mi camino y hacerlo bonito de nuevo. Supongo que la diferencia esta vez también es el dolor, puesto que cuando lo sufrí hace 5 años no sentí el mismo nivel de dolor previo y largo, como esta vez, y el dolor y la falta de sueño, no poder dormir, agotan y agrían el carácter. Pero yo no soy así, y no quiero ser así, por lo tanto, este fin de semana voy a aprovechar mis rincones de pensar (como el de la foto de mi casita) para regañarme, para buscarme y encontrarme tal cual quiero ser y afrontar esto: con mi fuerza, con mi sentido del humor habitual, con mi positivismo y con mi manera de ser de buscar siempre la parte bonita de todo, de crear belleza, de transmitir amor. Con mi yo real, no este yo impostor que se me ha colado en el momento.

Perdonad si esta vez me está costando un poquito más.