Soy una vasija

Soy una vasija

La verdad, siempre me ha interesado la antropología, y el estudio de las personas y sus comportamientos. Me fascina observar, y en situaciones de crisis mucho más.

Esta vivencia ya la pasé una vez, y fue toda una experiencia para mi el aspecto humano de la misma. En esta ocasión, también quiero observar y absorber cada comportamiento, cada gesto, cada palabra, cada faceta de mis personas y mis seres humanos colindantes.

Hay tanta belleza, pero también tanta dureza en eso… 

La comunicación y las relaciones públicas sabéis son mi eje, mi vida. Me leéis, me conocéis, y siempre comunico, siempre me expreso, siempre transmito mis verdades y mis reflexiones. Ahora mismo me miro mi biblioteca en casa y está llenita de libretas que comienzan con un “querido diario” o similar desde muy temprana edad. La escritura es algo muy importante para mi desde siempre, es mi altavoz, es mi desahogo, mi terapia, y, con toda humildad aunque yo no sea nadie, mi aportación al mundo.

Y volviendo a las personas. Me resulta duro el momento social que vivimos, porque mi curiosidad antropológica comienza por los valores humanos como la empatía, por ejemplo, u otros como la solidaridad, la compasión, la comprensión, el cariño, el respeto, el amor, que acompañan de herramientas que se generan con la necesidad  de protección, los mimos o cuidados, la escucha activa, las caricias físicas o emocionales, los abrazos, los mensajes de apoyo, la resolución de tareas que faciliten, el abastecimiento y el proveer, etc.

Nunca sabes cómo va a reaccionar ante una situación de crisis de una persona frente a otra, incluso si la base de la relación es el amor, aún así, no hay un patrón a seguir aunque debiera ser lógico y de sentido común en base a principios elementales, a valores sensatos, a coherencia entre sentir y pensar y decir y hacer, pero no es así. Uno podría decir que si te quiere, te cuida, te da, te protege, te escucha, te provee, te mima, te abraza, te cubre de todo lo que puedas precisar emocional, físico, material, racional, en base a sus capacidades y posibilidades… pero no, resulta que no es de esta manera en absoluto, o a veces si, pero no siempre. 

Rara vez se cumplen estos supuestos patrones, y me fascina observarlo y tratar de comprender, pero todo es extraño. No hay manuales de instrucciones, y por supuesto esta reflexión en mi diario no es un juicio, Dios me libre, yo no soy nadie para juzgar nada, solamente es una reflexión en voz alta que, como todo lo que relato, me ayuda como desahogo y terapia.

Personas muy próximas que no están en momentos donde más puedes necesitar, o no saben gestionarlo o no quieren; personas lejanas cuyo acercamiento es ejemplar y nunca habrías imaginado recibir semejante cariño y cercanía de alguien aparentemente menos implicado en ti; personas próximas poderosas y con mucha capacidad de ayuda, resolución y posibilidades de proveer, que no proveen nada, cuando son conocedores de que una situación así requiere de necesidades extra que son difíciles de cubrir y podrían hacerlo para allanarte el proceso con tremenda facilidad; personas que sin tener nada, proveen lo que pueden incluso sin aspavientos y en silencio, tan sólo hacen para tratar de mejorar tu confort y coberturas; personas que profesionalmente estaban vinculadas pero no personalmente y resulta que se acercan de una manera tremendamente personal y bella y te aportan verdaderas notas de cariño sincero; personas que dabas por hecho y echas de menos o personas que no dabas por hecho y echas de más; personas que empatizan con la situación desde muy adentro, poniéndose en tu piel y entrañas más allá de ella y de lo que cuentas, también empatizando con tus miedos, oscuridades, y esperanzas; personas que simplemente desaparecen o personas que simplemente aparecen; familia no escogida o escogida que no está y familia que no puede estar más y mejor; personas recuperadas que en algún momento se fueron y vuelven; incluso inicios amorosos por los que apostabas que salen corriendo cuando ven la complejidad del momento y sus necesidades y lo que deberían aportar, en la salud y en la enfermedad …

Y todo es lícito, todo. Y no juzgo, tan sólo observo y proceso. Me encanta aprender de ello. 

Una situación así permite mucho aprendizaje, en efecto, a veces muy duro, pero también es un momento de filtro, de consecuencias, de orden y poner cosas y personas en su sitio, de supervivencia, autoestima, amor propio y auto protección, y de auto conocimiento. Es para mí muy emocional y trascendente, imprescindible diría yo con mi persona y mi forma de ser, pues doy mucha importancia al aspecto humano y lo reconozco, soy intensa.  

Que cada uno haga lo que tenga que hacer. Yo no soy nadie para requerir nada, ni atención, ni cariño, nada. Yo doy, porque soy así, porque he de dar, en base a mis principios, valores y coherencia, porque soy amor, y no espero nada a cambio. Y en este momento tan complejo para mí, yo solamente necesito hacer una pausa en el “dar” (perdón por ello) y permitirme recibir aquello de aquellos que me quieran aportar, lo que sea, como sea, cuando sea, que todo es bienvenido y positivo, tanto lo que se da como lo que no. 

Ahora, soy un recipiente, no tengo fuerzas para ser más en este momento, y también me lo merezco. 

Ahora soy una vasija.

Caminar en el dolor

Caminar en el dolor

Dolor es una gran palabra, que abarca muchas cosas, pero sobre todo, comprende una falta de control que es lo que diría hay que trabajar primero para evitar nuestras propias auto represalias conscientes, e inconscientes, y su desarrollo en positivo.

Porque nuestra batalla por evitar el dolor se convierte muchas veces en un esfuerzo inútil, y eso es muy duro de gestionar. El sentimiento de fracaso en esta lucha contra el dolor nos genera, inicialmente, impotencia y un estado de irritación que influye en nosotros y quienes nos rodean.

Si sufrir dolor nos impide nuestra actividad normal, puede llegar a generarnos un sentimiento de inutilidad y de no ser necesarios para los demás, de una especie de desprestigio y fallo de cara a uno mismo y a la galería, de flaqueza, de frustración y eso es también complicado de digerir. En caso de que nos esforcemos en luchar contra ello para que nada cambie, si combatimos por mantener nuestra actividad y vida socioeconómica por encima de nuestras capacidades, podemos llegar a intentar mantener niveles de actividad similares a los que teníamos cuando no sentíamos dolor y en realidad eso estará muy por encima de nuestras posibilidades actuales, lo cual provocará un incremento de ese dolor, un empeoramiento, y entramos en bucle.

De ahí la búsqueda de reflexión para gestionar el dolor de la mejor manera posible, y desde todas las perspectivas: física, supervivencia, emocional, psicológica, social, económica, e incluso desde el mismo ego.

El dolor paraliza todo, no te permite dormir, no te permite pensar con suficiente claridad, te hace lento y espeso, no te permite relacionarte bien, no te permite prestar atención a casi nada, no te permite comer bien, no te permite estar guapa… y todo ello deteriora el amor propio, la seguridad, la paz, y la perspectiva. El dolor cansa, agota.

La actitud siempre hace mucho, eso está claro, pero resulta difícil potenciar la parte buena del dolor cuándo lo padeces. No obstante, también la tiene, y es muy potente, así que me he propuesto hacer ahora un ejercicio para reflexionar sobre este aspecto del dolor, puesto que intento que todo mi proceso se vaya basando en la parte positiva y eso me ayude a combatir mi momento mejor y con más actitud. ¡Vamos allá!

1· El dolor en primer lugar te ayuda a diagnosticar el problema, a detectarlo e identificarlo. Si no sintiéramos dolor, podríamos no estar a tiempo o empeorar mucho nuestra situación, por lo tanto, el dolor es un agente protector

2· El dolor te hace reflexionar. Provoca una pausa forzada y te hace pensar en ti, y eso bien aprovechado es también bello y necesario.

3· Te muestra tus límites, te da un golpe de humildad, te marca capacidades, y te enseña a combatirlos y superarlos, clarificando fortalezas y debilidades propias. De alguna manera, te pone en posición analítica, tanto racional como emocional, y te hace hacer una especie de DAFO y de plan de gestión de uno mismo y la nueva situación presente, con los matices de nuevos futuros etc.

4· Te muestra otro orden de prioridades mucho más coherente, realista, y te ayuda a ordenarlas en tu pensamiento, emociones y vida.

5· Te muestra mucho más clara la felicidad, y despeja caminos en los senderos de futuro, enseñando mejor lo que no quieres y lo que si, magnificando filtros.

6· Te hace centrarte en el presente y valorarlo más, sentirlo más, observarlo más, beberlo y aspirarlo con entusiasmo.

7· Mejora tus relaciones personales. El dolor hace que tus relaciones sean más comprensivas, empáticas, valoradas, respetuosas, afectivas y maduras. Más necesarias también. Incrementa tu generosidad, la capacidad de pedir perdón, la humildad y ayuda a expresar más el amor. También ayuda en filtrar lo que no suma, lo que daña, o lo que no comulga con los valores o principios de uno mismo en ese sentido.

8· Eleva la bondad y los valores , la empatía, la comprensión, la solidaridad, la compasión…

9· Te hace más maduro, más consciente, más asentado

10· Te enseña a valorar y mirar pequeñas cosas bonitas del día a día, que quizá en la vorágine pasaban desapercibidas y en realidad, conforman la felicidad y el bienestar

11· Provoca un estado de consciencia sensible superior y despierto

12· Motiva a la lucha por superarlo y a los propósitos, pero con cambios reales, pues cuando le ves las orejitas al lobo la cosa cambia de verdad, y esculpe nuevos aspectos de tu persona generalmente más positivos

13· Te hace valorar más a las personas a las que quieres, y que te quieren, y las hace mucho más bonitas

14· Despierta la creatividad, puesto que buscas maneas de distracción mental y ocupación, válvulas de escape

15· Te enseña a pedir ayuda, a dejarte mimar, a dejarte querer, te muestra con humildad que nadie es autosuficiente del todo y que la humanidad es imprescindible y muy potente

16· En mi caso, además, me muestra nueva música, pues es importante en mi mundo y la utilizo también como terapia. La música es una buena medicina para paliar el dolor.

Pasito a paso en mi dolor….

Y me doy cuenta que podía seguir desgranando cosas buenas sobre el dolor, y me parece precioso…

Estragos físicos

Estragos físicos

Quizá suene a tema banal, pero para mí no lo es en el sentido del amor propio y la autoestima.

El tema físico siempre, desde pequeña, ha sido peliagudo para mí. Quizá desde el colegio, donde algunos niños un poquito más crueles se cebaron en la gordita blandita morenita peludita y de carácter fuerte y decidido para todo, menos para eso, que les plantaba cara como podía, pero que en el fondo se comenzaba a plantar cara a si misma y sus flaquezas. No hablo de bulling ni mucho menos, no dramatizo ni lo exagero como acostumbramos hoy en día a magnificar estas cosas porque no fue el caso, mi infancia fue feliz en general, mis amiguitos del cole siguen presentes a día de hoy (si si, los mismos que me decían cosas, yo soy así, siempre le doy la vuelta a las personas y los rencores no existen en mis emociones) y crecí con fortaleza y no tengo traumas importantes que hicieran de mi una persona machacada y dañada, pero si que es cierto que las mofas y burlas de unos pocos en mi primer camino condicionaron mis complejos e inseguridades físicas que se instalaron en mi para siempre, y aún, a día de hoy, me afloran a veces y me hacen sentir inestable en mi día a día, empujándome a luchar mis fortalezas mucho más y a trabajar el espejo. Quizá en realidad, esos niños me hicieron un favor que ha forjado mi potencia y personalidad, mi carisma, e incluso que aprendiera a resaltar de mi físico las virtudes que me caracterizan y a sacarles el máximo partido posible disimulando los muchos defectos. Pero me siento bonita en general, y soy una persona fuerte, he aprendido a trabajar esta autoestima y amor propio, y a día de hoy, me gusto más y me reconozco físicamente aceptando mis defectos y viéndome cosas bellas en el espejo, y creo que transmito mi propia coquetería, feminidad y sensualidad, y me gusta cuidarlas y transmitirlas. Lo mío me ha costado quererme así. Y gracias niños del cole, por hacerme fuerte desde mis principios.

Esta operación hace estragos en ese sentido también, y es algo que debo combatir y asimilar, y me cuesta, os soy sincera.

Hoy voy a intentar aguantar la pila de teñir en la peluquería, la postura cervical, o estoy segura que buscaremos la manera con mi querida Tere de que no sufra mientras colorea mis pedacitos grises sin salirse del dibujo.

Y sé lo que viene, pues ya ha comenzado. He de asimilarlo de nuevo, y tratar de combatir salir físicamente lo mejor parada posible.

La morfina, los corticoides y cortisonas no ayudan. Ya son dos semanas tomándolos, y ya noto sus efectos, La cortisona me ha inflado 5 kl, no he engordado, sino que estoy hinchada con líquidos, como un globo de agua. El Tramadol de morfina me daña el brío del cabello, me descontrola el vello corporal, las uñas, la piel… De momento creo que solamente lo noto yo, pero lo noto mucho y regreso, sin quererlo, a aquellos momentos de niña donde me sentía patito feo.

Hiervo agua con jengibre, ramas de canela, peladuras cítricas, y voy bebiendo el brebaje porque es antiinflamatorio y digestivo, me hace bien, me sacia y despista mi ansiedad de dulces y guarreos. Todo ayuda.

No dormir apenas también dibuja trazos extraños en mi rostro, me miro en la profundidad de mis ojos en el espejo que cargan bolsas y mi color es más opaco. Espero no perder el brillo.

La reflexión sobre lo que viene también es escabrosa, pues la operación tiene lugar desde una incisión en el cuello, en la garganta, que la vez pasada me colocó 14 grapas y una cicatriz que consiguieron disimular muy bien con el pliegue natural del cuello, la verdad, pero supongo que una segunda cicatriz será más difícil de camuflar, veremos. Rosa de mosqueta, ya la he encargado.

En cuanto a la convalecencia, pues es lenta, pesada, farragosa y con movilidad muy reducida, a pesar de intentar andar lo que pueda, los músculos se resienten, la flacidez, y me vuelvo más blandita. No puedo hace ejercicio en este estado, aunque para qué engañarnos, no lo hago tampoco normalmente, pero ya tengo 46 años y la cosa cambia a pasos acelerados. Tendré que replantearme este aspecto de mi vida y hacer cambios, y encontrar algo que me motive a moverme y trabajar mi cuerpo. Esto se me hace una montaña verdaderamente, no sé ni por dónde empezar. Quizá alguien me puede guiar a modo de entrenador personal que me acompañe, o prestarme una elíptica o algo que pueda probar, o no lo sé.

En definitiva, mis galanes y pretendientes, sigo siendo una mujer preciosa pero hago una pausa física para volver a trabajar mis encantos alrededor de esta situación de crisis. Esperadme, que volveré bonita, es parte de mi recuperación. Mientras tanto, os agradezco piropos y halagos bonitos y respetuosos, que yo si soy de esas que los reciben con una sonrisa…

Burrocracias de una operación

Burrocracias de una operación

En realidad son las 3:40 de la mañana, y no puedo dormir. Es en mi naturaleza responsable tratar de tener todo lo más controlado posible, especialmente lo que afecta a mi alrededor, a las personas que me acompañan, y a las responsabilidades que puedan afectarles. El orden, la coherencia, la disciplina, la responsabilidad, las maneras, e incluso, sin ser religiosa, diría que los mandamientos, forman parte de mi persona y me doy cuenta de que posiblemente soy más racional de lo que siempre he pensado, pues me tengo por un ser pasional y romántica, soñadora tremendamente emocional, que también, pero veo que cuando aflora una situación como esta, de crisis, me aflora la razón y la necesidad de control.

Por eso me está resultando tan difícil, porque esta situación escapa a mi control y no depende de mi en absoluto. No obstante, estoy sacando fuerzas para tratar de organizarme lo mejor posible, en previsión, en orden.

Las «burrocracias» son a veces tediosas y complicadas, más en momentos de dolor donde la razón te paraliza un poco, pero creo importante tratar de tener todo lo más organizado posible a nivel de logística, seguros, trabajo, papeleos, baja, hospital, médicos, compras, casa…

He hecho todo el pre-operatorio lista para que me ingresen lo antes posible, y he comunicado y cursado la baja en la empresa y alertado de la situación actual. He realizado una compra grande de víveres como si se tratara de un confinamiento, que en realidad, lo será, una inversión en que «no falte de nada» una vez tenga que encerrarme con la convalecencia, para facilitar las cosas en mis cuidados, y he avisado a todas aquellas personas de mi entorno importante que considero deben conocer mi estado y ausencia. He limpiado bien mi casa, porque necesito un ambiente sano y armónico, y me planteo solicitar ayuda en ese sentido también en las labores que ya no podré hacer para mantenerlo (esto he de pensarlo y es importante para mi, he de encontrar a la persona que pueda ayudarme en este sentido). Debo comprar un ajuar de pijamas y ropa cómoda para los meses venideros. He recuperado las herramientas que facilitan la comodidad de mi espalda, mantas térmicas, cojines anatómicos, collarín, esterillas calientes, la almohada de plumas blandita que abraza mis cervicales… Tengo que colocar mi coche en un lugar que no moleste, y que pueda estar protegido y recogido, o prestarlo a alguien que le pueda dar uso mientas tanto. Debo cuidar mi dieta, la cortisona me está inflando y el momento de supervivencia hace que mal coma cosas más sencillas de elaborar que quizá no son tan sanas, además de que mi cuerpo y ansiedad ahora piden dulce, golosa por naturaleza, ahora se acrecenta la demanda de chucherías y dulces y mi cuerpo lo nota rápidamente, debo ir con cuidado porque, además, cuánto menos peso más se facilita la operación en todos los sentidos.

Y se hace duro, porque mientras ordeno, tomo consciencia de que voy a volver a vivir de nuevo la dureza de una situación de recogimiento, con todo lo que conlleva, y con la incertidumbre de cuánto tiempo será. La otra vez fue casi un año prácticamente inmovilizada, esta vez lo desconozco.

La parte antropológica de esta situación es también cuanto menos, curiosa. Me fascina observar las diversas reacciones del entorno, en todos los sentidos, los que están, los que no, las maneras de estar, y también mis propias reacciones y cómo estoy yo y respondo. No hay manual de instrucciones, simplemente me permito la licencia de dejarme llevar y sentir, fluir, como puedo, y de recibir. Perdón si no lo hago bien, no me lo tengáis en cuenta, estoy descolocada. Gracias a los numerosos mensajes y apoyos, es tan bonito sentiros. Gracias por todas las cosas que me dais, morales y materiales, estoy abrumada de amor. Toda ayuda es buena, pues se me paraliza la vida y, aunque me creo autosuficiente, no lo soy, y el golpe de humildad es importante y sé que debo dejarme mimar, querer, abastecer, y cuidar, aunque debo reconocer que es una de las partes que más me cuesta, porque estoy acostumbrada a hacerlo al revés, a dar, y a funcionar bastante sola, debo admitir. Pero como estoy en un estado de inercia y una especie de letargo, me dejo llevar, abrazada a mi osito de peluche, y recibiendo todo lo que me dais, que es precioso. Hoy me han traído magdalenas, esponjosas y cariñosas, y cada bocadito hace mejor efecto incluso que la morfina. La magia de la empatía. la magia de las personas que desean que no me falte nada en el proceso, desde un abrazo sentido o mensaje cálido, hasta lo material que ahora no puedo producir. La magia también de las personas que una piensa que están, y no están, y es lícito, y me muestra muchas cosas y dibuja mis filtros, imprescindibles para el amor propio y la tranquilidad, la paz.

Tengo que teñirme el pelo, no puedo operarme con estas raíces canosas. Lo sé ¡qué tontería, pero tan importante!

Amanece, y escucho los pajaritos que se despiertan con el nuevo día. Todo tiene uno color, olor y sonido diferente a estas horas, y es curioso para mi no tener planes más allá de que hoy tengo que ir a la clínica para la entrevista con el anestesista, y con ello concluirán las pruebas de preparar la operación y podré estar lista para cuando tengan a bien realizarla, espero que lo antes posible, porque el dolor empieza a ser insoportable. Ya la morfina y corticoides no lo palian, ni siquiera combinados con algún cigarro de la risa.

No obstante, estoy contenta, porque haberlo vivido ya me ayudará a encajarlo en base a la experiencia. No será igual, nunca puede ser igual, pero hay detalles y cosas que ahora sé, como por ejemplo que necesito rosa de mosqueta para mitigar la cicatriz del cuello que supongo solaparan a la otra, y ya lo tengo encargado. También se que me sentiré muy agradecida cuando salga de quirófano, y que entraré en una especie de trance en le que cada rayito de sol en cada paseo será mucho más brillante, precioso, y cálido. La vida, y el agradecimiento a estar viva.

Suena raro decirlo en voz alta, pero el dolor tiene muchas cosas preciosas, si las sabes mirar, y yo voy a intentar no sólo verlas de nuevo, sino mirarlas todas con extrema atención. Eso es lo que marcará la diferencia en el proceso, y estoy dispuesta a trabajarlo con esta actitud.

Este lienzo me ayudará a mis reflexiones, escribir siempre ha sido parte de mi desde que tengo uso de razón y sé empuñar mi mejor arma: el lápiz. Vomitar palabras y emociones abiertamente es mi manera de ser, con absoluta transparencia. Quizá mis reflexiones también puedan servir a alguien que desee seguirlas, pero, sobre todo, me sirven a mi en mi proceso. Disculpadme si mi manera de ser provoca sensación de demasiada implicación o transparencia, si incomoda a alguien, pero en situaciones así cada uno debe regirse por lo que provoque su personalidad y fluir a su manera, y esta, es la mía. Gracias por comprender.

Cuaderno de Bitácora de una pausa en la salud

Cuaderno de Bitácora de una pausa en la salud

Cada uno lleva un suceso traumático como puede y quiere. Para mi, lo ocurrido es en realidad un constante oxímoron en toda regla, que no sé muy bien cómo digerir pero que tiene muchas perspectivas y quiero observarlas todas, dejándome llevar en ellas. Esto no tiene manual de instrucciones, a pesar de ya haberlo vivido una vez.

Y digo que para mi es oxímoron porque cuando lo pienso, en mi soledad, en mis momentos donde la morfina y los corticoides palian un poquito el dolor y me entretengo en los pensamientos, entre susurros y silencios atronadores y luces oscuras, y a la espera de la operación que me salve, me viene primero a la cabeza que esto será de nuevo una experiencia de introspección y soledad acompañada, donde intentaré en todo momento tener un caos organizado.

Este último año está siendo para mi posiblemente el punto de inflexión más importante de mi vida. La he cambiado en gran medida, comenzando por una decisión profesional importante que, en el fondo, me está cambiando a mi. Y es gracias a una persona imprescindible en mi vida que, sin él saberlo del todo, me brindó no solamente una oportunidad laboral de conocer un nuevo y vibrante camino, sino que revolvió y zarandeó mi persona en su totalidad y me ayudó a colocarme como Project Manager de mi amor propio, de mis emociones, de mis metas y de mi completa persona. Me provocó la toma de decisiones personales en las que he estado haciendo un ejercicio de limpieza profunda, donde todo lo que pudiera ser tóxico, dañino o interceder en mis planes de felicidad ha quedado fuera de mi vida. Así de trascendente es mi momento, así de decisivo (Gracias Tete).

Y así voy a gestionar esta nueva experiencia, dirigiendo este proyecto de salud que ahora frena todo forzadamente, donde no tengo más elección que gestionarlo de la manera que pueda, cuestión de actitud, y tratar de equilibrar razón y emoción, aprendizaje y perspectiva.

Trataré que sea un recorrido de herida sanadora, de tormenta tranquila, de mar en calma, y, aunque de destino incierto, que también sea positivo. Trataré de que sea un caos armónico, y a mi me sirve expresarme, a mi me ayuda relatar, para mi, pero también para quién quiera hacer uso de mis experiencias.

La vida es efímera, estamos solos en la multitud, las perspectivas y prismas son individuales, y los ecos a veces son sordos, pero a mi vomitar palabras se me da bien y me ayuda, a veces incongruentes, a veces desordenadas, a veces con emociones disléxicas, y siempre desde las entrañas.

Al fin y al cabo, este lienzo es mío, y yo, siempre he sido vuestra.

Vamos a por ello, a por lo que depare la vida y esta experiencia, pasito a paso, con determinación incierta y con la fortaleza posible para superar los flaqueos que también me merezco, pero no demasiados, porque he de superarlo más pronto que tarde y volver a mi precioso momento de cambio y de ajustes de vida, donde tantas decisiones estaba tomando, donde me estaba colocando en lo que quiero ser y con quién. Esta pausa debe servir para recolocar espalda, y vida. Vamos allá!

Me toca volver a ser valiente, y lo seré. Aunque estoy muy cansada y me permito también estar asustada, ya lo he vivido, y sé que la actitud forma un porcentaje muy elevado de la recuperación, por lo que de nuevo sacaré mi alma de guerrera con sonrisa y batallaré con mi espada pulida en actitud y mi armadura brillante de perspectiva. Llega en un mal momento, pero nunca es mejor. Este año decidí un cambio de vida que me hace tremendamente feliz, profesional, personal de amor propio, que lucho a diario con la mayor de las ilusiones y con toda la fuerza que puedo, el mejor de los equipos y compañeros aliados y preciosos, y la certeza de haber hecho la más sabia elección de camino y futuro, y ahora, debo hacer esta pausa obligada que no quiero, pero de la que no tengo elección. No obstante, seguiré luchando por afianzar mi vida presente, porque es la que deseo, es la que escojo, y es la que me proporciona esta actitud de lucha encarnizada por darme prisa, por pasar de nuevo el dejavú de una experiencia similar a la de hace ya 5 años, que me dejó instalada una pieza de titanio en la columna y en el alma y cicatrices en cuello, espalda y vida. Se repite, pero ahora me apresuraré a superarla porque tengo planes mucho más bonitos, porque por casualidad, he encontrado mi camino en la vida, en el y la que quiero permanecer, y este momento no lo va a frenar, tan sólo me ocupará un rato… Combatiré con uñas y dientes porque me merezco que vaya bien, y seguramente lo haré como lo hice, rodeada de amor, porque el amor puede con todo y sé que me acompañará a través de vosotros, los que queráis estar, los que me queréis, los que creéis en mi. ¡A la batalla!