La guadaña

La guadaña

Se encoge la entraña cuando ves la guadaña. No se acerca, la oyes pasear y murmurar, y no se refleja en el espejo. No quieres que se enoje, que quede lejos, que no acongoje los tormentos ni camine hasta más adentro. Allí está bien, en la distancia, con la mirada rancia, con el va y ven de su silencio. Tras la capucha nos escucha, nerviosa, rencorosa, aguardando el momento donde la prosa torne lamento e impulso y ya no ande, corra al encuentro, y tosas, y le eches un pulso, y sientas muy adentro que estás a su merced en un cuerpo de papel, a su querer, orando por no merecerlo, por no saber, y que se calme en su hacer. No me da miedo, sentir terror no puedo, no debo, no hay honor en querelo, ni espero merecerlo. El miedo paraliza, no es una baliza, es un tormento, no te deja pensar ni respirar, no te deja brillar, y ella lo sabe, y sonríe, inestable. Ella lo huele, lo pide, lo quiere, lo suele, se alimenta de ello y quiere morder tu cuello con impaciencia, con prudencia, sin ciencia. La guadaña se mueve, tiembla, revuelve y siembra. No vendrás, no te acercarás, no podrás, no te temo, no te anhelo, no quiero tu duelo, ni tu consuelo…

El tiempo…

El tiempo…

Dice Tólstoi que los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.

Nunca he sabido controlar mi paciencia, directamente no tengo, y es una de las cosas que más me ha hecho sufrir en la vida y que menos he aprendido. Y el tiempo, para mi siempre ha sido tan relativo… no tiene sentido ni lógica. Un minuto pueden parecer horas, eterno, una hora puede resultar tan escasa, o, como ahora, dos semanas a la espera de una operación que me quite este dolor y me clarifique mi futuro, que me parecen tan largas por un lado, por la pesadez de la dificultad emocional, por el miedo, y tan poco tiempo como para asimilar y preparar, por otro.

Supongo que el tiempo contesta preguntas, o hace que no importen las respuestas; que es el mejor aliado en cualquier caso. El mejor maestro.

Supongo que lo más valioso que alguien te puede dedicar, es tiempo. Pero ojo, no tenemos poco tiempo, desperdiciamos mucho o ponemos el interés en las prioridades equivocadas. Administrar el tiempo es siempre una cuestión de interés.

El tiempo es el espacio entre nuestros recuerdos. Hay un poema británico, de Linda Ellis, que siempre me ha parecido precioso y muy significativo: The Dash (el guión) y habla de que lo realmente importante en tu lápida es el guión que une las fechas de nacimiento, y muerte.

El tiempo también pone a cada uno en su lugar, la mayoría de veces.

Hay que tener presente que el tiempo es el gran maestro, pero va matando a sus discípulos. La vida no es un ensayo: es la película, y es efímera.

El tiempo todo lo cura, ¿o el tiempo todo locura? Ambas.

Como decía Lennon: la vida es aquello que pasa mientras estamos haciendo otros planes. Cuidado. O como decían los Rolling: El tiempo está de mi lado…

Supongo que siempre está de nuestro lado, porque resuelve, porque coloca, porque ofrece, porque escoge, porque demuestra, porque refleja, porque explica, porque certifica, porque decide, porque guía, porque enseña, porque…

Espero que el tiempo esté realmente de mi lado, que me hayan cogido a tiempo los doctores, que el tiempo de recuperación sea breve, que el tiempo me cure bien, que el tiempo me ayude en todos los sentidos…

Dos años, dos semanas, dos días, dos horas, dos minutos… al final cuenta que es una vida, un corazón, una oportunidad, una misma… un solo tiempo, dure lo que dure.

Encrucijadas y Neuralinks

Encrucijadas y Neuralinks

Cuando una decide hacer públicas estas cosas, contar su historia, se expone a todo tipo de opiniones, percepciones, comentarios, aportaciones, sumas, restas… No obstante, ya lo he dicho muchas veces, mi naturaleza es comunicativa y a mí, contar mis cosas, me ayuda a pesar de siempre ser un arma de doble filo.

Hoy ha ocurrido algo que me ha puesto patas arriba sobre todo, los miedos e inseguridades, y estoy lidiando con ello.

Esta tarde me han llamado de la consulta de mis Dres. Olabe, una persona de su equipo de secretarias. Muy amablemente me ha transmitido que los Dres. le han dicho que debo contratar una nueva tecnología indicada y conveniente para mi caso, aunque no imprescindible, para la intervención de este mismo lunes, que no incluye mi seguro. Tiene un coste muy elevado. No obstante, no me han dado mayor información, solamente un nombre: Neuralink. Como es natural, ha activado mis alarmas, mis miedos, e inseguridades, y he exigido que me llamen los Dres. para informarme como es debido, puesto que es mi vida la que está en riesgo y he de tener toda la información de primera mano, claro. No me han llamado. A raíz de este suceso, he activado mi investigación y comunicación, como siempre, entre mis redes y contactos, para tratar de esclarecer más sobre esta tecnología robótica, y saber si estamos hablando de una mera acción comercial, o realmente es necesaria, vital, conveniente o recomendable. Se trata de una creación de Elon Musk

Agradecida y abrumada por la avalancha de mensajes, y vaya por delante que me siento honrada y halagada de tener tanto tanto cariño y respeto cerca de tantísima gente, he filtrado respuestas profesionales y personales de extrema confianza, aun si perder de vista las demás opiniones.

El tema ha derivado en que tengo una mezcla de emociones nueva, que antes no tenía, puesto que muchas de estas recomendaciones de primer grado ahora me comentan que debería pedir en general una segunda opinión dada la gravedad de mi caso, cosa que ahora me resulta inviable porque no tengo ni capacidad de reacción, ni tiempo, ni tampoco puedo sostener más el dolor y alargarlo. Eso, unido a que los Dres. Olabe me merecen el respeto profesional a su trayectoria y prestigio, que además ya los he vivido una vez en mi anterior episodio hace 5 años, y que son reconocidas eminencias, creo que mantenerme en el camino es lo correcto. Aún así, si que es cierto que ellos ahora generan dudas en su sector que antes no generaban, debido a que tienen un volumen de trabajo desbordado por su reputación y posición, y ahora si se habla de sus «fallos» burocráticos, de comunicación, e incluso técnicos. Obviamente estoy preocupada, con este tema, antes no lo estaba, ayer, pero hoy si. Además, no me parece que hayan actuado con humanidad y solidaridad hacia mi, pues no se han puesto en la piel del paciente en el sentido de que un tema tan complejo y delicado deben comunicarlo ellos directamente, y explicarlo, no a través de una de sus secretarias que carece del conocimiento técnico, profesional y moral para comunicar una cosa así que requiere tamaña decisión. Este hecho me genera dudas potentes, incomodidad, y cierta desconfianza, y eso, agrava incluso mi dolor, pues estoy tensa ahora mismo. Por ello, volviendo a la Neuracosa, o Neuralink, el protocolo que han seguido tampoco me parece adecuado, pues sigo esperando una explicación coherente y clara por parte de ellos sobre una decisión tan importante, y tan costosa.

La verdad, no sé muy bien que hacer, y tampoco tengo mucha energía para ahora luchar un nuevo proceso. Supongo que tendré que confiar, ponerme en sus manos el lunes, y dejarme llevar a lo que tenga que ser.

A veces, levantar la liebre y comunicar abiertamente es lo que tiene, saturación de respuestas contradictorias. ¿Y cómo se filtra esto en una situación tan delicada donde literalmente te juega la vida?

Estoy asustada, si, mucho.

Tirando de hilos cercanos (gracias Juan, mi Pepito Grillo) he conseguido acceder a la máxima autoridad de manejo del Neuralink, y estoy esperando que me de respuesta e información para tomar decisiones.

Con este nuevo vómito de palabras, además de desahogo, solamente pretendo exponer la dificultad de este proceso, mi día a día, para yo sentir que lo saco fuera y también por mi forma de ser, y además, por recabar información vuestra que pueda ayudarme en las decisiones, percepciones, pues la información siempre es poder. Además, reitero que si mis experiencias y vivencias pueden de alguna forma ayudar a otros, es lo que más feliz me puede hacer en el mundo.

¿Neuralink si, o neuralink no? Dios mío, las encrucijadas… ¡Qué difíciles son!

Soy una vasija

Soy una vasija

La verdad, siempre me ha interesado la antropología, y el estudio de las personas y sus comportamientos. Me fascina observar, y en situaciones de crisis mucho más.

Esta vivencia ya la pasé una vez, y fue toda una experiencia para mi el aspecto humano de la misma. En esta ocasión, también quiero observar y absorber cada comportamiento, cada gesto, cada palabra, cada faceta de mis personas y mis seres humanos colindantes.

Hay tanta belleza, pero también tanta dureza en eso… 

La comunicación y las relaciones públicas sabéis son mi eje, mi vida. Me leéis, me conocéis, y siempre comunico, siempre me expreso, siempre transmito mis verdades y mis reflexiones. Ahora mismo me miro mi biblioteca en casa y está llenita de libretas que comienzan con un “querido diario” o similar desde muy temprana edad. La escritura es algo muy importante para mi desde siempre, es mi altavoz, es mi desahogo, mi terapia, y, con toda humildad aunque yo no sea nadie, mi aportación al mundo.

Y volviendo a las personas. Me resulta duro el momento social que vivimos, porque mi curiosidad antropológica comienza por los valores humanos como la empatía, por ejemplo, u otros como la solidaridad, la compasión, la comprensión, el cariño, el respeto, el amor, que acompañan de herramientas que se generan con la necesidad  de protección, los mimos o cuidados, la escucha activa, las caricias físicas o emocionales, los abrazos, los mensajes de apoyo, la resolución de tareas que faciliten, el abastecimiento y el proveer, etc.

Nunca sabes cómo va a reaccionar ante una situación de crisis de una persona frente a otra, incluso si la base de la relación es el amor, aún así, no hay un patrón a seguir aunque debiera ser lógico y de sentido común en base a principios elementales, a valores sensatos, a coherencia entre sentir y pensar y decir y hacer, pero no es así. Uno podría decir que si te quiere, te cuida, te da, te protege, te escucha, te provee, te mima, te abraza, te cubre de todo lo que puedas precisar emocional, físico, material, racional, en base a sus capacidades y posibilidades… pero no, resulta que no es de esta manera en absoluto, o a veces si, pero no siempre. 

Rara vez se cumplen estos supuestos patrones, y me fascina observarlo y tratar de comprender, pero todo es extraño. No hay manuales de instrucciones, y por supuesto esta reflexión en mi diario no es un juicio, Dios me libre, yo no soy nadie para juzgar nada, solamente es una reflexión en voz alta que, como todo lo que relato, me ayuda como desahogo y terapia.

Personas muy próximas que no están en momentos donde más puedes necesitar, o no saben gestionarlo o no quieren; personas lejanas cuyo acercamiento es ejemplar y nunca habrías imaginado recibir semejante cariño y cercanía de alguien aparentemente menos implicado en ti; personas próximas poderosas y con mucha capacidad de ayuda, resolución y posibilidades de proveer, que no proveen nada, cuando son conocedores de que una situación así requiere de necesidades extra que son difíciles de cubrir y podrían hacerlo para allanarte el proceso con tremenda facilidad; personas que sin tener nada, proveen lo que pueden incluso sin aspavientos y en silencio, tan sólo hacen para tratar de mejorar tu confort y coberturas; personas que profesionalmente estaban vinculadas pero no personalmente y resulta que se acercan de una manera tremendamente personal y bella y te aportan verdaderas notas de cariño sincero; personas que dabas por hecho y echas de menos o personas que no dabas por hecho y echas de más; personas que empatizan con la situación desde muy adentro, poniéndose en tu piel y entrañas más allá de ella y de lo que cuentas, también empatizando con tus miedos, oscuridades, y esperanzas; personas que simplemente desaparecen o personas que simplemente aparecen; familia no escogida o escogida que no está y familia que no puede estar más y mejor; personas recuperadas que en algún momento se fueron y vuelven; incluso inicios amorosos por los que apostabas que salen corriendo cuando ven la complejidad del momento y sus necesidades y lo que deberían aportar, en la salud y en la enfermedad …

Y todo es lícito, todo. Y no juzgo, tan sólo observo y proceso. Me encanta aprender de ello. 

Una situación así permite mucho aprendizaje, en efecto, a veces muy duro, pero también es un momento de filtro, de consecuencias, de orden y poner cosas y personas en su sitio, de supervivencia, autoestima, amor propio y auto protección, y de auto conocimiento. Es para mí muy emocional y trascendente, imprescindible diría yo con mi persona y mi forma de ser, pues doy mucha importancia al aspecto humano y lo reconozco, soy intensa.  

Que cada uno haga lo que tenga que hacer. Yo no soy nadie para requerir nada, ni atención, ni cariño, nada. Yo doy, porque soy así, porque he de dar, en base a mis principios, valores y coherencia, porque soy amor, y no espero nada a cambio. Y en este momento tan complejo para mí, yo solamente necesito hacer una pausa en el “dar” (perdón por ello) y permitirme recibir aquello de aquellos que me quieran aportar, lo que sea, como sea, cuando sea, que todo es bienvenido y positivo, tanto lo que se da como lo que no. 

Ahora, soy un recipiente, no tengo fuerzas para ser más en este momento, y también me lo merezco. 

Ahora soy una vasija.

Caminar en el dolor

Caminar en el dolor

Dolor es una gran palabra, que abarca muchas cosas, pero sobre todo, comprende una falta de control que es lo que diría hay que trabajar primero para evitar nuestras propias auto represalias conscientes, e inconscientes, y su desarrollo en positivo.

Porque nuestra batalla por evitar el dolor se convierte muchas veces en un esfuerzo inútil, y eso es muy duro de gestionar. El sentimiento de fracaso en esta lucha contra el dolor nos genera, inicialmente, impotencia y un estado de irritación que influye en nosotros y quienes nos rodean.

Si sufrir dolor nos impide nuestra actividad normal, puede llegar a generarnos un sentimiento de inutilidad y de no ser necesarios para los demás, de una especie de desprestigio y fallo de cara a uno mismo y a la galería, de flaqueza, de frustración y eso es también complicado de digerir. En caso de que nos esforcemos en luchar contra ello para que nada cambie, si combatimos por mantener nuestra actividad y vida socioeconómica por encima de nuestras capacidades, podemos llegar a intentar mantener niveles de actividad similares a los que teníamos cuando no sentíamos dolor y en realidad eso estará muy por encima de nuestras posibilidades actuales, lo cual provocará un incremento de ese dolor, un empeoramiento, y entramos en bucle.

De ahí la búsqueda de reflexión para gestionar el dolor de la mejor manera posible, y desde todas las perspectivas: física, supervivencia, emocional, psicológica, social, económica, e incluso desde el mismo ego.

El dolor paraliza todo, no te permite dormir, no te permite pensar con suficiente claridad, te hace lento y espeso, no te permite relacionarte bien, no te permite prestar atención a casi nada, no te permite comer bien, no te permite estar guapa… y todo ello deteriora el amor propio, la seguridad, la paz, y la perspectiva. El dolor cansa, agota.

La actitud siempre hace mucho, eso está claro, pero resulta difícil potenciar la parte buena del dolor cuándo lo padeces. No obstante, también la tiene, y es muy potente, así que me he propuesto hacer ahora un ejercicio para reflexionar sobre este aspecto del dolor, puesto que intento que todo mi proceso se vaya basando en la parte positiva y eso me ayude a combatir mi momento mejor y con más actitud. ¡Vamos allá!

1· El dolor en primer lugar te ayuda a diagnosticar el problema, a detectarlo e identificarlo. Si no sintiéramos dolor, podríamos no estar a tiempo o empeorar mucho nuestra situación, por lo tanto, el dolor es un agente protector

2· El dolor te hace reflexionar. Provoca una pausa forzada y te hace pensar en ti, y eso bien aprovechado es también bello y necesario.

3· Te muestra tus límites, te da un golpe de humildad, te marca capacidades, y te enseña a combatirlos y superarlos, clarificando fortalezas y debilidades propias. De alguna manera, te pone en posición analítica, tanto racional como emocional, y te hace hacer una especie de DAFO y de plan de gestión de uno mismo y la nueva situación presente, con los matices de nuevos futuros etc.

4· Te muestra otro orden de prioridades mucho más coherente, realista, y te ayuda a ordenarlas en tu pensamiento, emociones y vida.

5· Te muestra mucho más clara la felicidad, y despeja caminos en los senderos de futuro, enseñando mejor lo que no quieres y lo que si, magnificando filtros.

6· Te hace centrarte en el presente y valorarlo más, sentirlo más, observarlo más, beberlo y aspirarlo con entusiasmo.

7· Mejora tus relaciones personales. El dolor hace que tus relaciones sean más comprensivas, empáticas, valoradas, respetuosas, afectivas y maduras. Más necesarias también. Incrementa tu generosidad, la capacidad de pedir perdón, la humildad y ayuda a expresar más el amor. También ayuda en filtrar lo que no suma, lo que daña, o lo que no comulga con los valores o principios de uno mismo en ese sentido.

8· Eleva la bondad y los valores , la empatía, la comprensión, la solidaridad, la compasión…

9· Te hace más maduro, más consciente, más asentado

10· Te enseña a valorar y mirar pequeñas cosas bonitas del día a día, que quizá en la vorágine pasaban desapercibidas y en realidad, conforman la felicidad y el bienestar

11· Provoca un estado de consciencia sensible superior y despierto

12· Motiva a la lucha por superarlo y a los propósitos, pero con cambios reales, pues cuando le ves las orejitas al lobo la cosa cambia de verdad, y esculpe nuevos aspectos de tu persona generalmente más positivos

13· Te hace valorar más a las personas a las que quieres, y que te quieren, y las hace mucho más bonitas

14· Despierta la creatividad, puesto que buscas maneas de distracción mental y ocupación, válvulas de escape

15· Te enseña a pedir ayuda, a dejarte mimar, a dejarte querer, te muestra con humildad que nadie es autosuficiente del todo y que la humanidad es imprescindible y muy potente

16· En mi caso, además, me muestra nueva música, pues es importante en mi mundo y la utilizo también como terapia. La música es una buena medicina para paliar el dolor.

Pasito a paso en mi dolor….

Y me doy cuenta que podía seguir desgranando cosas buenas sobre el dolor, y me parece precioso…

Estragos físicos

Estragos físicos

Quizá suene a tema banal, pero para mí no lo es en el sentido del amor propio y la autoestima.

El tema físico siempre, desde pequeña, ha sido peliagudo para mí. Quizá desde el colegio, donde algunos niños un poquito más crueles se cebaron en la gordita blandita morenita peludita y de carácter fuerte y decidido para todo, menos para eso, que les plantaba cara como podía, pero que en el fondo se comenzaba a plantar cara a si misma y sus flaquezas. No hablo de bulling ni mucho menos, no dramatizo ni lo exagero como acostumbramos hoy en día a magnificar estas cosas porque no fue el caso, mi infancia fue feliz en general, mis amiguitos del cole siguen presentes a día de hoy (si si, los mismos que me decían cosas, yo soy así, siempre le doy la vuelta a las personas y los rencores no existen en mis emociones) y crecí con fortaleza y no tengo traumas importantes que hicieran de mi una persona machacada y dañada, pero si que es cierto que las mofas y burlas de unos pocos en mi primer camino condicionaron mis complejos e inseguridades físicas que se instalaron en mi para siempre, y aún, a día de hoy, me afloran a veces y me hacen sentir inestable en mi día a día, empujándome a luchar mis fortalezas mucho más y a trabajar el espejo. Quizá en realidad, esos niños me hicieron un favor que ha forjado mi potencia y personalidad, mi carisma, e incluso que aprendiera a resaltar de mi físico las virtudes que me caracterizan y a sacarles el máximo partido posible disimulando los muchos defectos. Pero me siento bonita en general, y soy una persona fuerte, he aprendido a trabajar esta autoestima y amor propio, y a día de hoy, me gusto más y me reconozco físicamente aceptando mis defectos y viéndome cosas bellas en el espejo, y creo que transmito mi propia coquetería, feminidad y sensualidad, y me gusta cuidarlas y transmitirlas. Lo mío me ha costado quererme así. Y gracias niños del cole, por hacerme fuerte desde mis principios.

Esta operación hace estragos en ese sentido también, y es algo que debo combatir y asimilar, y me cuesta, os soy sincera.

Hoy voy a intentar aguantar la pila de teñir en la peluquería, la postura cervical, o estoy segura que buscaremos la manera con mi querida Tere de que no sufra mientras colorea mis pedacitos grises sin salirse del dibujo.

Y sé lo que viene, pues ya ha comenzado. He de asimilarlo de nuevo, y tratar de combatir salir físicamente lo mejor parada posible.

La morfina, los corticoides y cortisonas no ayudan. Ya son dos semanas tomándolos, y ya noto sus efectos, La cortisona me ha inflado 5 kl, no he engordado, sino que estoy hinchada con líquidos, como un globo de agua. El Tramadol de morfina me daña el brío del cabello, me descontrola el vello corporal, las uñas, la piel… De momento creo que solamente lo noto yo, pero lo noto mucho y regreso, sin quererlo, a aquellos momentos de niña donde me sentía patito feo.

Hiervo agua con jengibre, ramas de canela, peladuras cítricas, y voy bebiendo el brebaje porque es antiinflamatorio y digestivo, me hace bien, me sacia y despista mi ansiedad de dulces y guarreos. Todo ayuda.

No dormir apenas también dibuja trazos extraños en mi rostro, me miro en la profundidad de mis ojos en el espejo que cargan bolsas y mi color es más opaco. Espero no perder el brillo.

La reflexión sobre lo que viene también es escabrosa, pues la operación tiene lugar desde una incisión en el cuello, en la garganta, que la vez pasada me colocó 14 grapas y una cicatriz que consiguieron disimular muy bien con el pliegue natural del cuello, la verdad, pero supongo que una segunda cicatriz será más difícil de camuflar, veremos. Rosa de mosqueta, ya la he encargado.

En cuanto a la convalecencia, pues es lenta, pesada, farragosa y con movilidad muy reducida, a pesar de intentar andar lo que pueda, los músculos se resienten, la flacidez, y me vuelvo más blandita. No puedo hace ejercicio en este estado, aunque para qué engañarnos, no lo hago tampoco normalmente, pero ya tengo 46 años y la cosa cambia a pasos acelerados. Tendré que replantearme este aspecto de mi vida y hacer cambios, y encontrar algo que me motive a moverme y trabajar mi cuerpo. Esto se me hace una montaña verdaderamente, no sé ni por dónde empezar. Quizá alguien me puede guiar a modo de entrenador personal que me acompañe, o prestarme una elíptica o algo que pueda probar, o no lo sé.

En definitiva, mis galanes y pretendientes, sigo siendo una mujer preciosa pero hago una pausa física para volver a trabajar mis encantos alrededor de esta situación de crisis. Esperadme, que volveré bonita, es parte de mi recuperación. Mientras tanto, os agradezco piropos y halagos bonitos y respetuosos, que yo si soy de esas que los reciben con una sonrisa…