Seleccionar página

Dice Tólstoi que los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.

Nunca he sabido controlar mi paciencia, directamente no tengo, y es una de las cosas que más me ha hecho sufrir en la vida y que menos he aprendido. Y el tiempo, para mi siempre ha sido tan relativo… no tiene sentido ni lógica. Un minuto pueden parecer horas, eterno, una hora puede resultar tan escasa, o, como ahora, dos semanas que me parecen tan largas por un lado, por la pesadez de la dificultad emocional, y tan poco tiempo como para olvidar y continuar, por otro. Cada persona es un mundo, y gestiona el tiempo como quiere o puede, y lo percibe diferente.

Supongo que el tiempo contesta tus preguntas, o hace que no te importen las respuestas; que es el mejor aliado en cualquier caso. El mejor maestro.

Supongo que lo más valioso que alguien te puede dedicar, es tiempo. Pero ojo, no tenemos poco tiempo, desperdiciamos mucho o ponemos el interés en las prioridades equivocadas. Administrar el tiempo es siempre una cuestión de interés.

El tiempo es el espacio entre nuestros recuerdos. Hay un poema británico, de Linda Ellis, que siempre me ha parecido precioso y muy significativo: The Dash (el guión) y habla de que lo realmente importante en tu lápida es el guión que une las fechas de nacimiento, y muerte.

El tiempo también pone a cada uno en su lugar, la mayoría de veces.

Si unes el tiempo a la coherencia entre sentir, pensar, decir y hacer, los “te amo eternamente que no duran un minuto, por ejemplo” , supongo que el resultado es la armonía, no lo sé, creo que siempre me ha fallado el tiempo efímero, o quizá la coherencia.

Hay que tener presente que el tiempo es el gran maestro, pero va matando a sus discípulos. La vida no es un ensayo: es la película, y es efímera.

El tiempo todo lo cura, o el tiempo todo locura? Ambas.

Como decía Lennon: la vida es aquello que pasa mientras estamos haciendo otros planes. Cuidado. O como decían los Rolling: El tiempo está de mi lado…

Supongo que siempre está de nuestro lado, porque resuelve, porque coloca, porque ofrece, porque escoge, porque demuestra, porque refleja, porque explica, porque certifica, porque decide, porque guía, porque enseña, porque…

Dos años, dos semanas, dos días, dos horas, dos minutos… al final cuenta que es una vida, un corazón, una oportunidad, una misma…