Seleccionar página
Si nada cambiara, no habría mariposas…

Si nada cambiara, no habría mariposas…

Ya son muchos años de autónoma, emprendiendo como una loca, y hoy me he parado a respirar y he pensado, ¡Ya tengo 43 años! He tenido que coger aire profundamente, como si no lo supiera…

¡Qué bonito y romántico es ser empresaria! ¡Cuánto se aprende, cuánta libertad, cuánto dinero, cuánta magia, cuántos contactos, cuánto futuro! […]

Respirar no me ha bastado, he necesitado meditar, y ya sabéis que yo medito haciendo bizcochos… Sumergir las manos en harina es una buena terapia, ver cómo se te escurre la clara de un huevo entre las manos…

Tampoco me ha bastado.

Esta época se basa en la incertidumbre en todo, en metamorfosis en todo, y realmente es un mito lo de ser autónomo, pues en realidad, no eres autónomo en NADA. Todo mentira. Ni personal ni profesionalmente. Dependes de un sistema ¡y menudo sistema! y de una sociedad que anda perdida buscando unos valores y principios que no identifican, no saben cómo son, y no se puede identificar lo que uno no conoce. En lo único que uno es autónomo es en decidir ver o no, o mejor dicho, mirar o no, las mariposas que se te van cruzando caminando por la vida, sin prisa pero sin pausa, como decía aquel… Y yo, decido mirarlas, a cada una, en cada rincón, en cada suspiro, en cada momento.

Son tiempos convulsos, sin duda, pero esto, también pasará. Ahora nos toca abrir los ojos, luchar, luchar mucho más, y volver a luchar. Aprovechar las inercias y las brisas, que porque en realidad mucho no depende de nosotros, pero mucho otro si: cuestión de actitud.

Cosas que quizá antes eran impensables, ahora encajan, quizá dejar de ser autónoma es una opción, ponerse a disposición de iniciativas ajenas, pero mientras alguien pueda verme como una mariposa a mi misma, trataré de crear nuevas crisálidas que puedan contemplar otros, porque soy así, porque provocar ilusión y sonrisas ajenas forma parte de mi y siempre lo he hecho. Eso se llama creatividad, y, creo, también se llama empatía.

Este es un post tonto, realmente es una reflexión en voz alta, un pataleo, supongo que por la saturación de leer negatividad en todas partes. No, amigos, no quiero meterme en ese bucle, quiero seguir ilusionada todos los días de mi vida, por los colores de las alas de las mariposas que se cruzan en mi camino y por desplegar las mías propias, por la brisa suave que te roza la cara cuando aletean, y porque si escuchas con atención, sus movimientos al volar producen un rumor alegre y bello y yo, quiero escucharlo. Yo, soy mariposa.

¡Fuerza y ánimo a todos!

La oruga llama fin del mundo, a lo que el resto del mundo llama mariposa.
(Lao Tzu)

La mariposa no cuenta meses sino momentos, y tiene tiempo suficiente.
(Rabindranath Tagore)

Cuántas cosas se pueden hacer con el tiempo.
Aprende de la mariposa que en una hora es capaz de enamorarse diez veces, visitar tres bosques y una cascada, terminar en un cuadro de Van Gogh, reír tanto hasta tener dolor en las escápulas de las alas y con el polen robado a las flores hacer múltiples canjes con las hadas.
(Fabrizio Caramagna)

Las cosas que aborrezco son sencillas: la estupidez, la opresión, la guerra, el crimen, la crueldad. Mis placeres son escribir y cazar mariposas.
(Vladimir Nabokov)

Tendré que soportar dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas.
(Antoine de Saint-Exupéry, El principito)

El aleteo de una mariposa puede causar un tifón en algún lugar del mundo.
(De la película El efecto Mariposa)

Agregar alas a las orugas no crea mariposas, crea orugas incómodas y disfuncionales. Las mariposas se crean a través de la transformación.
Stephanie Marshall

Una oruga después de su profundo sueño ‘se despierta a la realidad’ para darse cuenta de que la verdad no siempre es amarga después de todo.”
Manali Oak

El secreto no es correr detrás de las mariposas… es cuidar el jardín para que ellas vengan hacia ti.
(Mário Quintana)
Querida gastronomía…

Querida gastronomía…

La situación con la pandemia es complicada, mucho, y sufrimos en muchos sectores ya que Mallorca va vinculada al turismo, a la hostelería, como casi única industria. Todos los sectores se ven afectados directa o indirectamente en la situación económica actual.

La gastronomía es mi vida. Le he dedicado todo, en diferentes perspectivas, pero todo de mí desde que comencé a trabajar en la hostelería a los 14 años. Me he curtido a mí misma, he aprendido, he sufrido, me he apasionado, y, sobre todo, la he amado. La amo.

Ayer me preguntaron ¿quién eres tú? ¿qué eres tú? Soy creativa, soy comunicación y soy gastronomía, en toda su magnitud. Estoy triste, siento que se me rasga el corazón con todo lo que está ocurriendo y con lo que está sufriendo mi mayor amante, mi gastronomía, mi vida… No sé cómo puedo aportar luz, cómo cantar una nana a tantos compañeros, tantos aventureros, tantos clientes, tantos amantes de la cuchara, trovadores de fogones, calmadores de manteles, aderezadores de risas, amasadores de emociones, repartidores de orgasmos… Estoy aquí queridos, para todo lo que pueda hacer, para todo lo que pueda acompañar, os doy mi mano y mi esencia…

Me aplico como tópico personal la cooperación, la unión de talentos, el conjunto de iniciativas y cabezas pensantes, porque siempre he pensado que juntos multiplicamos, no sumamos, y porque siempre en toda mi trayectoria he tratado de generar iniciativas colaborativas donde podamos funcionar en sintonía, en equipo, donde pueda implicar en mis proyectos a tantos compañeros como sea posible y repartir pedacitos del pastel entre todos. Por lo tanto, en esta declaración de intenciones, me abro en canal una vez más para que, si de algo sirvo, si puedo aportar algo, acudáis a mí. Yo humildemente también tengo cosas que aportar, y estaré encantada de poder hacerlo.

Esto, también pasará…

Ser emprendedor es una cuestión de carácter

Ser emprendedor es una cuestión de carácter

Se nos llena la boca a nuestra generación sobre una palabra que ahora parece mágica, cuando en realidad, lo ha sido siempre: Emprender.

Y en mi opinión, lo ha sido siempre porque las personas que emprenden algo en primer lugar, tienen  valor en la vida, carácter, y además, están seguros de si mismos, se quieren, y son conscientes de que el mundo necesita mejorar y ellos están dispuestos a aportar su granito de arena, sea el que sea, por lo que en realidad, todos deberíamos estarles agradecidos por eso. Pero emprender no es solamente una cuestión laboral, ni de sexo,  y tampoco de edad, es una cuestión de mentalidad y carácter.

Yo particularmente no dejo de asombrarme y admirar a las personas que luchan por sus ideas, convicciones y se esfuerzan en vivir experiencias más allá del sofá y la pantalla, sean las que sean, y valoro a las personas por el esfuerzo y el corazón por encima de todo. Por eso, desde que comencé mi vida laboral a los 13 años, siempre he prestado especial atención a aquellos que me pueden enseñar cosas, y con el paso del tiempo, siempre he querido poder transmitir mis conocimientos de la misma manera a los que comienzan, porque algo tengo que aportarles, aunque sea tan solo mi humilde experiencia. Me encanta poder colaborar en aportar cosas, en transmitir cosas, en de alguna manera poder, con mi ejemplo y mi vida, contar historias que puedan servir a los demás para algo. Supongo que viene por genes, también.

Mi madre, luchadora nata, me ha transmitido desde siempre lo importante que es la fuerza del corazón, pues ella se basa en el suyo para transmitir a los demás, y emprende con los sentimientos en todo lo que hace, por ejemplo, en su faceta de escritora donde sus relatos siempre siempre enseñan y nutren al mundo de lo más necesitado en estos tiempos, del eje, el motor que lo mueve todo: el amor. ¡Sin ella, sus genes y sus enseñanzas, y sobre todo su sobredosis de amor, yo no sería quien soy!

Mi padre, más científico, siempre me ha fomentado e instruido en utilizar la cabeza, la mente, la habilidad para pensar, que no es moco de pavo… y en tener valor. Ahora me gustaría contar su aventura, que es un ejemplo tanto en motivación y lucha, como en realidad en lo que he decidido dedicar mi camino profesional: la comunicación. Os cuento.

Se jubiló hace poco tiempo, y decidió que quería potenciar un hobby que además también es una experiencia de vida. Se ha estado preparando para poder realizar viajes más allá de las montañas de Mallorca con su trike (puesto que no puede manejar bici normal porque le falta el brazo derecho, aunque esto nunca ha sido un impedimento en su vida), viajes en solitario que se están convirtiendo en viajes sociales con su círculo de confianza, que compartimos con el. Se podría decir que le acompañamos en su propia red social. Ahora está de ruta por Teruel Vía Ojos Negros, pedaleando en busca de experiencias, y nos ha hecho partícipes a unas 30 personas de un grupo de Whatsapp donde se comparte toda la experiencia y donde todos colaboran.

Comunidad Pep Bonet Ojos Verdes

Es muy bonito ver como todos vamos con el, le acompañamos en las risas y en las partes duras del viaje, e incluso compartimos con la gastronomía que encuentra en el camino. Además, se está realizando un seguimiento de su iniciativa en diferentes canales, como por ejemplo, en la Comunidad HandBike cicloturística de baleares o en la página de Facebook Vía Verde de Ojos Negros.

Pep Bonet Trike

Este es un viaje piloto, seguro que hará más, y seguro que el próximo lo llevaremos a las redes para que aquellos que quieran descubrir rutas, espacios, lugares, dificultades, consejos etc. puedan hacerlo de su mano, pedaleando virtualmente con el, emprendiendo viajes que aportan mucho más que paisajes bonitos… De hecho, seguro que podremos encontrar patrocinio que apoye las aventuras para que se puedan documentar sus viajes, y ayuden a otros a facilitar el camino.

Pep Bonet Trike

Uno de sus amigos ha elaborado este mapa para poder seguirle en la distancia:

Mapa

Soy afortunada de tener en mi entorno tanta enseñanza de vida, algo se me ha quedado, pues mis viajes de vida siempre los emprendo y los gestiono con las misma pasión que mis padres, sea lo que sea…

#MisNotitas

#MisNotitas

Sus plumas estaban mojadas, no podía volar, las nubes escarchadas del largo esperar. Su aliento gélido, ahogado su lamento, pálido su tormento y, en ese momento, el ocaso y un suspiro escaso de otro color. Y se le olvidó el dolor, y absorvió el calor de los rayos del sol, y admiró su furor… Tonos magentas, anaranjados y rosados tras la tormenta, osados, pintando el cielo admirado y nunca así contemplado. Ya no sentía frío en las plumas, ya no dolía su corazón en brumas, sonreía y latía, sin razón, sin penumbra, en un lienzo de espuma de mar, en un comienzo, en un volver a volar. Y sin darse cuenta se secó su plumaje, y contenta comprendió el mensaje… #MisNotitas

#MisNotitas

#MisNotitas

Muchos hablan de mariposas porque son hermosas, yo hoy hablo de otra cosa, y lo hago en verso porque tengo el corazón espeso y los sentidos dispersos. Es la complicidad que me mueve, la simplicidad breve del ocaso o la suavidad de las sábanas de raso. Es tu mirada sin pensamientos que me deja helada unos momentos, sin esperar nada, sin conquistar el alma, solo el presente que permanece, fuerte, y perece en cada instante que acontece flamante, inerte, porque se sucede y precede al nuevo deseo, y da vértigo el coliseo de la alcoba, y de la cama caoba. Pero hoy no pienso, ya pensaré mañana, hoy solo te siento denso en las entrañas, pero es visceral, con aroma de libertad, sensual, acompañando la soledad y apoyado en la amistad que es más libre, con otro calibre que no ocupa la culpa. Es el deseo que se remueve, incombustible, apetecible, para unos aleteo, para mi imprescindible, ya hablaremos de mariposas, hoy, es otra cosa…‪#‎MisNotitas‬