Mi presente

By on noviembre,2019

Mi presente

Normalmente este blog se ha dedicado a #MisNotitas y poco más, porque es mi blog personal y nada ha sido tan personal como desnudarme en mis poemas y reflexiones.

Hoy también quiero reflexionar, pero de una forma menos poética, aunque igual de desnuda…

Quiero recapitular sobre este año que ha sido probablemente el más duro de mi vida. No me avergüenza hablaros con esta franqueza y transparencia, todo lo contrario, con mis 42 años estoy muy orgullosa de poder hacerlo, porque la vida no es solamente un ensayo ni una fachada, ni son solamente buenos momentos en Instagram, la vida es también dureza y dolor, flaquezas y derrotas, dificultades infinitas del autónomo laboral y personal, como yo, y precisamente el asumirlas, meditarlas y levantarse de nuevo es lo que conforma el alma guerrera de una persona, lo trágico sería no tener el valor para caer y levantarse, que es maravilloso y es, en realidad, lo que nos define. Estoy orgullosa de poder contar mi verdad, mi vivencia, de reinventarme con vosotros, y creo que puede ayudar a motivar a otras personas.

Hace ya un año sufrí un revés importante en mi salud, y me vi obligada a parar mi vida durante un largo tiempo; en Febrero pasé por una delicada operación como consecuencia de varios meses de problemas. A priori puede sonar como una oportunidad de descanso, pero es una arma de doble filo, puesto que el descanso del guerrero significa tener que volver a prepararse para la guerra, con óxido en la armadura, con menos recursos que se han quedado obsoletos, se han gastado o simplemente con algunas mariposas que ya han dejado de volar. Durante mi convalecencia aproveché el tiempo todo lo que pude para prepararme para el regreso, monté un plan de empresa para mi nuevo proyecto, estudié, mantuve mi comunicación activa, busqué nuevas aventuras para mi vuelta, acaricié a mi red de contactos, hice todo lo posible, pero no fue suficiente, porque volví a un presente despiadado, encarnizado, donde otros que yo creía compañeros de años aprovecharon mi debilidad para saquear mis recursos, donde profesionales de confianza encargados de cuidar mis responsabilidades se han despreocupado y las han dejado de lado cuando más necesitaba que las vigilaran, donde clientes no empatizaron y simplemente aplicaron el «a rey muerto, rey puesto» con absoluta indiferencia y frialdad, y con una situación política y social que no ayuda nada en los momentos de flaqueza. Pero no pasa nada, porque soy vikinga y soy fuerte, y peleo como una jabata cada día por recuperarme y por volver a estabilizar mi vida, y lo estoy haciendo consciente y feliz, y con mis principios y valores bien puestos.

Ahora, físicamente y emocionalmente recuperada, lucho mucho, vuelvo a generar ideas, alianzas, ilusión y vuelvo a abrir los ojos y las orejitas atenta a nuevas oportunidades y caminos, siembro, y, sobre todo, tengo las mariposas cargadas, preparadas y muy dispuestas para volar. Mi corazón me pide un cambio de vida, me pide ser ave Fénix y resurgir, pero con una perspectiva mucho más madura y diferente, porque durante esta experiencia que viví me permití tiempo para la reflexión y el aprendizaje de mi misma, de reforzar mis valores y principios, mis capacidades y de poder volver a ofrecerme al mundo personal y laboral con todo lo que soy, con mi trayectoria y experiencia, con mis Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades, sin miedo, aceptando retos diferentes e incluso con un cambio radical de vida si así se presenta. Lo que sí que es clave para mi tras esta experiencia es el reforzar aún más si cabe mi siempre convicción de que las alianzas, la cooperación, la unión de fuerzas y talentos, la colaboración es siempre inteligente, e incluso más en casos como el que me ha acontecido. Gracias a esta mentalidad y corazón cooperativo tengo ayuda, tengo fuerza que me acompaña, tengo ángeles de la guarda que me ayudan.

Busco poder darme a mis propias empresas o a empresas ajenas, y a mis propios amigos o amigos nuevos, a mis amantes pasados o a los que están por venir, a nuevos sueños o despertar sueños dormidos. En cualquier caso, busco deshacerme de toxicidades y abrazar emociones nuevas y bonitas. Necesito volver a sentirme realizada, creer en mi y sentir que todo mi camino deriva en algo nuevo y precioso que me ha estado esperando, explotar, vivir, reír, aprender nuevas aventuras, sorprenderme con emociones antes dormidas, desafiarme a mi misma con nuevos retos, abrirme a nuevas aventuras, conocer otros sectores laborales, entregar todo lo que tengo en el profolio de mi experiencia a aquellos que lo quieran valorar … Tengo los sentidos y los ojos bien abiertos. ¿Eres tú? ¿Es quizá tu empresa? ¡Aquí me tienes!

La enfermedad enseña cosas hermosas si las sabes mirar, es una universidad muy poderosa y te abre los ojos de muchas maneras, la convalecencia te pone a prueba y te reta, te enfrenta a ti misma, y te muestra que muchas cosas o personas eran más pequeñitas de lo que pensabas y que las grandes cosas en realidad son las pequeñas emociones que te llenan pedacitos de corazón, rincones, formando un puzzle armónico y perfecto. Te enseña a filtrar. La debilidad afianza tus valores y principios y te muestra quién eres en realidad, te acerca un espejo y te descubre lo mejor y peor de ti, pero en cualquier caso, hace que te reconozcas y te quieras y te ofrece nuevas perspectivas si estás dispuesta a mirarlas. Madurez y perspectiva. ¿Os he contado que he empezado en clases de canto? Algo que siempre me hizo ilusión hacer…

¡Aquí estoy de nuevo, vida, ven a mí que yo camino hacia ti!

2 Comments

  1. No sabía nada Marta, pero sea lo que sea ¡Mucho ánimo! y muchos bss 😉

    • ¡Amigo míoooo! Muchas gracias, estoy animada, ¡siempre adelante! Un abrazo y a ver si en una de tus visitas nos lo damos, que hace ya mucho…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: